Ludovico Sforza El mentor de Leonardo da Vinci

Actualizado 27 agosto 2022 Lectura en 2 min

Te contamos lo más interesante de Ludovico Sforza.

Un brillante personaje que llegó a convertirse en duque de Milán cuando nadie apostaba por él, que llevó la ciudad a su máximo esplendor, y que supo ver el talento de Leonardo da Vinci cuando este no era nada conocido.

Ascenso al poder de Ludovico El Moro

Es innegable que Ludovico tuvo un gran ejemplo como padre; Francesco Sforza. Hombre que comenzó desde la nada y llegó a convertirse en duque de Milán en 1450.

Aun así, nadie pensaba que Ludovico fuese a cargar sobre sus espaldas la reputación de la familia Sforza, ya que era el cuarto de 8 hermanos, y no se le prestaba demasiada atención.

Ludovico no vio esto como un impedimento, sino como una oportunidad para demostrar su valía.

Tras la muerte de su padre Francesco en 1466, el hijo primogénito Galeazzo Maria, tomó las riendas del ducado de Milán. Debido al valor de Ludovico, este le concedió unos cuantos territorios en la zona de Pavía.

Pero todo cambiaría el 26 de diciembre de 1476, cuando su hermano Galeazzo Maria es apuñalado hasta la muerte en Milán en pleno centro.

Ludovico volvió con sus dos hermanos en cuanto se enteró, pero era demasiado tarde. El consejero de Galeazzo había tomado el control de Milán y decidido desterrar a Ludovico.

Esto no fue lo peor, ya que poco después, otro de sus hermanos sería asesinado. Valientemente, Ludovico marcharía hacia Milán con un ejército de 8.000 hombres y tras arriesgar su vida, consigue finalmente hacerse con el control del ducado.

Escudo de armas de Ludovico
Escudo de armas de Ludovico en el Castillo Sforzesco de Milán.

Leonardo da Vinci y Ludovico

Cuando Leonardo llegó a Milán en 1482, se enamoró del ambiente milanés de la época. Una ciudad cosmopolita, abierta al cambio y a nuevas ideas.

Tras presentarse ante Ludovico como un experto en armas de guerra, Leonardo terminó trabajando para el Duque.

Vino una época de miles de experimentos por parte del artista. Aparatos voladores, soldados de madera, pinturas, sistemas hidráulicos, el mayor caballo nunca visto...

Algunos de sus proyectos se realizaron y tuvieron éxito, la mayoría fueron un completo fracaso, otros jamás se llevaron a cabo. Pero Ludovico siempre dio libertad a Leonardo para experimentar, lo cual hizo que desarrollase su talento hasta el punto de llegar a ser uno de los mayores genios de la historia.

Castillo Sforzesco
Castillo Sforzesco de Milán. Residencia de Ludovico y lugar de inspiración para Leonardo.

Leonardo no nació con un gran talento, su éxito fue el fruto de miles de fracasos y de su gran persistencia.

Ludovico y sus amantes

El Moro tenía una mujer preciosa llamada Beatrice d´Este, pero eso no le impidió tener una vida amorosa bastante ajetreada. Tuvo 2 amantes conocidas y a las cuales estuvo viendo por un largo periodo de tiempo. Ambas fueron pintadas por Da Vinci y ambas tuvieron un hijo de Ludovico.

  • Cecilia Gallerani: Milanesa de alta cuna enamorada de Ludovico por un largo periodo de tiempo. Al principio estuvo con él en el Castillo y más adelante, Ludovico le regaló el Palazzo Carmagnola en Milán.

  • Lucrecia Crivelli: Dama de compañía de la esposa de Ludovico, ya estando casada se convirtió en amante del duque. Fue madre de Giovanni Paolo I Sforza, marqués de Caravaggio.

Cecilia Gallerani
Cecilia Gallerani en pintura famosísima de Leonardo: La dama y el armiño
Beatrice deste
Beatrice d´Este
Lucrecia Crivelli
Lucrecia Crivelli pintada por Leonardo. La belle ferronière.
Ir arriba
Compartir